Miel Solar - Ada Fiteni

Ada Fiteni: «Bajo la marca ‘Miel Solar’, hemos creado una red de apicultores en toda la geografía nacional»

Esta es, quizá, una de las entrevistas más sorprendentes y curiosas que hayamos hecho en Extradigital. Una conversación en la que energía y miel son un todo. Hoy charlamos con Ada Fiteni, Responsable de Sostenibilidad de Endesa, para conocer a fondo el proyecto de ‘Miel Solar‘ y todas las posibilidades que puede ofrecer una instalación eléctrica para un trabajo conjunto con el sector primario que impulse el asentamiento de población rural y apueste por actividades que no salgan del concepto de biodiversidad.

Estoy segura de que si a cualquier persona le preguntamos por ENDESA, la primera palabra que se le viene a la cabeza no es miel. Es, cuanto menos, curioso… Una eléctrica con su propia miel…

Efectivamente, una eléctrica con instalaciones donde se produce miel y donde cultivamos calabacín, coliflor, berenjena o brócoli, entre otros productos. ¡Y donde utilizamos ovejas para el desbroce natural en lugar de usar maquinaria! Somos una eléctrica que también tenemos proyectos singulares en el sector primario, como el proyecto de ‘Apadrina un olivo‘ donde intentamos recuperar olivar abandonado para la elaboración de aceite y productos en conserva o la plantación de aromáticas para la elaboración de aceites esenciales.

Al final, somos una eléctrica que busca lo que llamamos ‘creación de valor compartido‘ con el entorno de aquellos municipios donde tenemos proyectos renovables en construcción o en instalaciones en operación. En este caso, se trata de compartir el uso del suelo para hibridar la producción eléctrica con iniciativas del sector primario y poder empujar, de esta manera, al desarrollo socioeconómico en colaboración con agentes locales que identifiquemos en el propio municipio.

Creemos que es posible convertir el desarrollo de las renovables en oportunidades de empleo y de crecimiento en los pueblos donde estamos.

En su mayoría son municipios del medio rural, por eso empujar actividades del sector primario en ese entorno rural es un mecanismo de fijación de población para esa España medio llena. Para nosotros, como compañía, la sostenibilidad es una prioridad.

¿Cómo influye esto en las zonas en las que lleváis a cabo estos proyectos, cuál ha sido la respuesta de esos pueblos? ¿Cuáles han sido los resultados?

En los pueblos con la marca de ‘Miel Solar Endesa‘ registramos una forma de construir nuestros proyectos renovables buscando esa integración con el territorio, incorporando actividades que, además de la producción eléctrica, y bajo criterios de economía circular, puedan generar valor al entorno. No olvidemos tampoco los criterios de economía circular, que buscan también un poco dar el valor que dejamos en el entorno local. Nuestra miel solar no solamente es una mera instalación de panales de abejas sino que lo convertimos en un espacio formativo porque incorporamos cursos que son totalmente gratuitos dirigidos a la población local de ese municipio que se quieran iniciar en el mundo de la apicultura.

Además, es un espacio turístico adicional porque en estos apiarios desarrollamos una serie de actividades de turismo ligadas al mundo de la abeja, en colaboración siempre con los ayuntamientos, organizando visitas también a  nuestra instalación solar. Lo hemos convertido también en espacios de innovación implementando en las propias colmenas tecnología de sensorización para ayudar al apicultor a hacer su explotación más eficiente (mediciones de peso, temperatura, humedad) y así evitar desplazamientos innecesarios para identificar estos parámetros in situ. Y, por otro lado, es un espacio también de relación y de sinergia con el comercio local porque, con parte de la miel, buscamos que sea utilizada para la elaboración de productos artesanales del municipio.

En el caso de Carmona (Sevilla), por ejemplo, donde tenemos nuestro primer apiario, la miel es utilizada por el panadero local y también para elaboración de dulces y repostería, ya que allí se encuentra también una congregación de monjas muy conocida, etc. Al final de lo que tratamos es que ese valor compartido con el entorno local, maximizarlo de la mejor manera posible buscando todas las iniciativas que generen un valor adicional más allá de lo que supone la instalación de una renovable estándar.

Entonces, ¿puede decirse que conviven alta tecnología y tradición en un mismo espacio y que el objetivo es el mismo, preservar lo natural y avanzar a la vez?

Efectivamente. La parte de la biodiversidad para nosotros es un elemento muy importante. Queremos convertir nuestras instalaciones, que ya son espacios libres de fitosanitarios, en reservorios de biodiversidad con una iniciativa como esta, la apicultura, que va más allá de lo que nos obliga la normativa medioambiental, que ya de por sí es exigente. Nuestros parques renovables son ubicaciones valladas, protegidas y libres de pesticidas, y eso es óptimo para la apicultura ecológica y la investigación apícola.

Es muy importante contar, además, con la colaboración de entidades expertas en la materia que nos puedan a ayudar a hacer esto. Por ejemplo, la Fundación Amigos de las Abejas fue con la que arrancamos nuestro primer apiario solar y es una colaboración que mantenemos para el asesoramiento y también para la celebración de los cursos al emprendimiento en apicultura que realizamos en el entorno de nuestras instalaciones. Hemos ampliado también colaboraciones con otras entidades de reconocido prestigio en este campo. ¿El ejemplo? El proyecto que tenemos con El Rincón de la Abeja, que está colaborando con nosotros en la monitorización de dos colmenares que tenemos, en Carmona y en Minglanilla (Cuenca), mediante sensores que nos permiten ver el desarrollo de los enjambres y la relación con el entorno en el ámbito de la biodiversidad. Ellos nos darán el asesoramiento técnico, la supervisión para el relleno con insectos de la estructura que ya tenemos instalada en esa planta y, además, un estudio cualitativo y cuantitativo de polen que se vaya recogiendo en las colmenas allí ubicadas. Esto lo vamos hacer, además, con el apicultor de esta planta que se llama ‘Nómadas de la miel’.

Queremos fomentar y buscar los caminos para investigar cómo hacer que nuestras instalaciones se conviertan en reservorios de biodiversidad y convertirlos en una referencia de innovación en apicultura.

Volvamos al inicio… ¿Cómo surge ese primer apiario, de dónde viene la idea?

El apiario solar de Endesa es un proyecto pionero en España, no se había hecho hasta ahora hibridación de apicultura con energías renovables. Todo empezó en Carmona, en nuestra planta de Las Corchas y Los Naranjos, que tenemos ya en operación desde hace dos años. Mucho antes de empezar a construirse el parque, en la fase de permisos, antes de la construcción, siempre organizamos reuniones con agentes locales para poder explicarle el proyecto y buscar líneas potenciales de colaboración con esos agentes con esta idea de valor compartido. Aquí identificamos que había mucha tradición en apicultura en la zona. Ahí nos empezamos a plantear la posibilidad de poner un apiario en nuestra instalación. Así, nos pusimos en contacto con el Ayuntamiento y, conjuntamente con él, decidimos sacar un concurso de apicultores locales que pudieran tener interés en instalar este apiario solar en nuestro espacio y hacer la primera producción de miel solar. La convocatoria fue un éxito. Se presentaron 12 apicultores de la zona (era el requisito) y se adjudicó a la empresa familiar Loramiel, con mucha tradición en la producción de miel en esa zona.

Al final, lo que nosotros hacemos es ceder ese espacio, vallado y seguro, para que ellos puedan poner sus colmenas. Además, le ofrecemos la posibilidad de difusión de su producto bajo nuestra marca ‘Miel Solar’ que para ellos es una oportunidad importante de darse a conocer. Ahora, podemos decir que tenemos una familia, una red de apicultores en nuestros apiarios en toda la geografía nacional.

¿Y cómo fue el proceso?

Para poner en marcha este apiario solar hubo que trabajar mucho internamente. No es inmediata esa hibridación de la maquinaria que requiere la operación y el mantenimiento de de una instalación solar con el tema de las abejas. Se trató de hacer una combinación que hubo que desarrollarla de manera ordenada, cumpliendo requisitos de operación y de seguridad. Ahí también tuvimos que trabajar internamente calculando distancias entre colmenares y maquinarias para limpieza, etc. Y, para ello, como ya he comentado anteriormente, fue muy importante contar con el apoyo de un experto como la Fundación Amigos de las Abejas que nos empezaron a introducir en este mundo de la abeja para ver cómo hacer posible esa convivencia. Todo ello buscando el equilibrio en el ámbito de la biodiversidad, que también tiene sus requisitos y exigencias y es importante tenerlo en cuenta a la hora de hacer este tipo de instalaciones.

Después de este proceso, habéis crecido mucho, en más plantas… ¿Cuál es vuestra previsión de futuro con la marca de Miel Solar?

El recorrido con este primer apiario ha sido magnífico. Han sido más de 500 kilos de miel producida al año y más de 80.000 abejas que ya han disfrutado de este entorno. Ha recibido también muchos premios, algo por lo que estamos también muy orgullosos. Por ejemplo, el Premio Retina 2022 que organiza el Grupo Prisa o el premio al Mejor Ecosistema Sostenible en la Gala de la Energía 2022 organizada por El Periódico de la Energía. Estamos muy contentos por el reconocimiento y el recorrido que hemos tenido con este apiario.

Tras este primer apiario, pasamos a dos plantas más, uno en Andorra y otro en Minglanilla. Tenemos previsto, además, instalar nuevos en las obras pendientes de construcción. En total esa previsión está en 15 para 2024, con nuestros apicultores ya dispuestos a meter sus colmenas en nuestras instalaciones. A ellos se unirán de momento 7 más que tenemos previstos para 2025.

Tenemos una extensa familia de apicultores locales que apuesta, cada vez más, por esta nueva modalidad de producir miel ecológica y solar.

Y, además de la miel, está en marcha el proyecto ‘Agrivoltaica’, donde cultiváis verduras y aromáticas, entre los paneles solares…

Para nosotros la agricultura libre de fitosanitarios también es una actividad que queremos promover en nuestras instalaciones. Tenemos ya muchos cultivos que hemos planteado en nuestras instalaciones y, en este momento, algunas están en operación y otras en construcción. Y, de hecho, queremos hacerlo allí donde tenemos apicultura por ser sinérgica con la agricultura. Por ejemplo, en Minglanilla viviremos una simbiosis única con el apiario y una plantación que habrá de azafrán en esta instalación.

Lo que buscamos es identificar cualquier actividad que se pueda introducir y que sea compatible con la producción eléctrica en nuestras instalaciones. Las actividades de sector primario, son motor económico en ese medio rural, que es donde estamos más presentes con nuestras instalaciones. Poco a poco vamos incorporando agentes locales que se conviertan en colaboradores y estén dispuestos a introducir actividad en nuestras instalaciones, que vayan más allá de la producción eléctrica. Siempre que sea posible, lo vamos a hacer.

Comparte esta noticia en redes sociales:
Quizá te interese:
Ofertas de Empleo

Ofertas de Empleo

Actualización diaria de ofertas de empleo, becas, concursos, premios.

En Portada

Síguenos en Twitter

bloque-newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de Andalucía

Quiénes Somos