Homenaje del periodista andaluz Diego García Cabello a Enrique Alcat, que pronto nos dejó hace ya seis años. Recordamos su magisterio.

El valor de la verdad en la comunicación. Por Diego García Cabello.

Hace seis años ya – qué rápido pasa el tiempo- falleció de modo repentino uno de los mayores expertos en comunicación de crisis de nuestro país, el periodista y comunicador Enrique Alcat. Tuve ocasión de conocerle y de comprobar aquello que dice el escritor y periodista Ryszard Kapuscinski, maestro de este oficio: “Las malas personas no pueden ser buenos periodistas”. Enrique además de gran experto, fue una gran persona y su fallecimiento fue muy sentido entre muchos compañeros y colegas de la comunicación y la empresa.

Las reflexiones que nos dejó el bueno de Alcat en torno a cómo enfrentarse a través de la comunicación a una crisis, vienen muy bien repasarlas en este momento que vivimos por su plena actualidad. En uno de sus mejores libros lo dejó muy bien reflejado, “Y ahora ¿qué? Claves para gestionar una crisis y salir fortalecido”. Además, Enrique era muy activo en las redes sociales, entre ellas Twitter en la que constantemente nos hizo llegar su visión ante una actividad de comunicación que siempre consideraba como un elemento estratégico para la empresa.

Más de seis años después de que dejara de estar con nosotros su Twitter sigue abierto. He hecho el ejercicio de releer sus tuits y recoger algunas de sus reflexiones que, escritas a modo de tuits, son todo un compendio del valor de la comunicación.

Una comunicación que para Alcat comenzaba y acababa en un principio irrenunciable: “La verdad, a la larga, es la mejor estrategia”. Por ello siempre recomendaba ante una crisis desde el inicio algo imprescindible, asumir y decir la verdad de lo que está sucediendo, informando, creando un clima de transparencia, confianza y unidad para que la organización lidie como un todo integrado las diferentes adversidades que se vayan presentando por el camino.

La verdad y la reputación. Decir siempre la verdad, no es decirlo todo, pero lo que se diga tiene que ser cierto. Ahí te juegas la reputación que depende de muchos factores. Si tú o tu empresa no construyes tu reputación otros y otras empresas lo harán. Por tanto, la reputación es algo personal aunque en el fondo es el juicio que otras personas y otras empresas te otorgan. 

La comunicación es rentable. Es más rentable invertir en comunicación que gestionar las consecuencias de no hacerlo. En comunicación la actitud es la respuesta. El silencio o la callada por respuesta es un grave error estratégico. La confianza se genera con comunicación y diciendo la verdad. Si comunicas mal influyes mal. Si comunicas tarde no influyes. Si no comunicas, no influyes. Si lo haces tarde, estás perdido. Si mientes, estás muerto.

Comunicación es preparación y anticipación. Las recetas de Alcat eran simples pero certeras. Cuando llega el problema, en comunicación de crisis ser el segundo es llegar tarde. Lo fácil que es decir la verdad a tiempo y no esperar el juicio mediático. A mayor crisis, mayor transparencia.

La comunicación siempre como instrumento estratégico. Es más, es la estrategia. No es hacer notas de prensa o no aceptar preguntas en ruedas de prensa. Las principales actividades de cualquier directivo y líder deberían ser la estrategia y la comunicación. La estrategia de comunicación tiene que apoyar la estrategia de negocio. Invertir en comunicación es más rentable que gestionar una mala política de comunicación.

Todo comunica. Gracias Enrique.

Quizá te interese:
Ofertas de Empleo

Ofertas de Empleo

Actualización diaria de ofertas de empleo, becas, concursos, premios.

Campaña Andalucía

En Portada

Síguenos en Twitter

bloque-newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de Andalucía

Quiénes Somos
Banner SOS

Menú