Antonio Manfredi se jubila tras 43 años ejerciendo el periodismo desde la responsabilidad social y el servicio público. Carta de despedida.

La hora del Servicio Público y la PROXIMIDAD. Por Antonio Manfredi.

A finales de febrero Canal Sur Televisión cumplirá 35 años de emisión. El eterno subdirector general, Joaquín Durán, hoy jubilado, dijo una vez, algo airado, ante la Comisión Parlamentaria de RTVA, que la Casa era la empresa más controlada de Andalucía; desde su propio Consejo de Administración, pasando por los sindicatos, la Comisión Parlamentaria, el Consejo Audiovisual y el Consejo Asesor. A pesar de ello, Canal Sur siempre ha estado en boca de todos y lo seguirá estando, porque es un objetivo bastante suculento, con réditos políticos cercanos. Es inevitable y, en la medida de lo posible, toca seguir trabajando por el Servicio Público. 

Ahora me ha tocado jubilarme, después de 34 años en la Casa y 42 de cotización (que deberían haber sido 43 si alguna emisora no me hubiera tenido un año sin dar de alta). Los últimos 8 he sido el Defensor de la Audiencia, lo que me ha permitido ver las cosas desde otro prisma,  alejándome de la trinchera en la que me acostumbré a estar, siempre en primera línea, para mirar las cosas de forma más pausada y sostenida y, sobre todo, atendiendo los cientos de contactos de los usuarios y usuarias, no sólo de Andalucía, si no de todo el mundo. 

El verdadero valor de Canal Sur

Es cuando he entendido el verdadero valor de Canal Sur. Resulta fácil reírse de lo que hacen Juan y Medio, Modesto Barragán y Enrique Sánchez en las tardes, pero son el dolor de cabeza de las otras cadenas en cuanto a audiencia. Igualmente, es fácil quejarse de que las cámaras no han ido a este o aquel pueblo a cubrir algún acontecimiento, pero nadie como Canal Sur recorre los caminos de Andalucía, a los que las grandes cadenas sólo acuden cuando hay sangre, muerte o, en su caso, sostenimiento del tópico andaluz, que tanto les gusta. 

Atendiendo llamadas, correos electrónicos y cartas he podido transmitir al Consejo de Administración en mis informes mensuales el sentir de los usuarios que nos ven, dentro y fuera de Andalucía. Quieren Cercanía, Proximidad, Tradición, Modernidad, Información y, sobre todo, respeto por lo que es nuestro. Confirmado, se llama Servicio Público. Y cada vez que nos hemos alejado de estas visiones lo he puesto negro sobre blanco, como corresponde al Defensor de la Audiencia. 

El futuro de la casa

Personalmente creo que el futuro de la Casa, a la búsqueda siempre de los objetivos marcados, se basa en valorar más a las personas y menos a las máquinas, porque en ellos está la Innovación. Pero no nos engañemos, esta crítica no está solo dirigida al equipo que comanda el director general; también afecta a los representantes de los trabajadores, que deben asumir sus propios riesgos y ser menos conservadores. 

En segundo lugar, esa Proximidad pasa necesariamente por fortalecer las direcciones territoriales. Confieso que no supe lo que realmente era la RTVA hasta que no me fui a Huelva de director (2007 – 2009). Es un milagro lo que hacen a diario sus profesionales. 

Y, finalmente, corroboro lo que los usuarios me han dicho en algunas ocasiones: menos despachos y reuniones y más pulso de la calle. 

Ha sido un honor pasar 34 años junto a magníficos compañeros y compañeras y agradezco profundamente el trabajo de quienes tanto me atacaron, porque me ayudaron a ser mejor. Sin ellos no hubiera sido posible. 

Comparte esta noticia en redes sociales:
Quizá te interese:
Ofertas de Empleo

Ofertas de Empleo

Actualización diaria de ofertas de empleo, becas, concursos, premios.

En Portada

Síguenos en Twitter

bloque-newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de Andalucía

Quiénes Somos