César Andrino: «Hemos perdido rigor; cualquier persona con móvil se cree un comunicador»

César Andrino (Palma de Mallorca, 1974) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Pontificia de Salamanca. Trabajó como periodista en varios medios de comunicación de Castilla y León, principalmente en la televisión regional, hasta que en 2005 aterrizó en Asturias por motivos personales. Tras pasar por dos de las mejores empresas del Principado en el ámbito de la comunicación, el marketing y la publicidad, en 2012 creó su propia empresa Andrino Comunicación, dedicada a la comunicación audiovisual.

Ejerce de productor, de asesor en comunicación, organiza y presenta eventos y todo ello lo compagina con una de sus grandes pasiones: la televisión. Desde hace 4 años colabora como reportero en el programa ‘Conexión Asturias’ de la TPA y ya se ha ganado el cariño de la audiencia: “eres igual en la tele que en persona”, le repiten. Tipo divertido y con sentido del humor, tiene una habilidad especial para conectar con la gente. Él lo llama empatía.

-¿Qué balance haces a día de hoy de la trayectoria de tu empresa desde su origen hasta el presente? ¿Cómo ha evolucionado?

Positivo, sin duda. Creé mi empresa de comunicación audiovisual Andrino Comunicación en 2012 por necesidad, me vi obligado a hacerlo. Yo dirigía la productora ‘Teletemas’ con 33 trabajadores pero con la crisis que sacudió a la TPA durante el mandato de Álvarez-Cascos en 2011, donde llegamos a estar 7 meses sin cobrar, la empresa quebró y nos echaron a todos. Estuve tres meses en el paro completamente descolocado y sin saber muy bien qué hacer porque nunca había estado sin trabajar, pero tuve la suerte de que los clientes que fui adquiriendo desde que llegué a Asturias a la agencia Bitácora Grupo en 2005 me seguían llamando y encargando trabajo. Así fue como empecé con mi empresa, al principio realizando audiovisuales de todo tipo, produciendo series de TV para TVE y TPA con un par de socios vascos… Después he ido ampliando mi porfolio y llevo ya varios años organizando eventos empresariales e institucionales, llevando proyectos de comunicación corporativa y como asesor, y, sobre todo, y cada vez más, presentando eventos, algo que me gusta mucho y disfruto como un niño porque es el trabajo que más se parece a lo que hacía yo en la televisión de Castilla y León, donde trabajé cinco años entre León y Valladolid presentando varios programas de TV siempre en directo. No fue fácil dejar la tele porque a nivel profesional yo era la persona más feliz del mundo y lo dejé todo para venirme a Asturias porque lo que me esperaba aquí merecía mucho más la pena. En mi balanza de prioridades lo familiar siempre está por encima de todo lo demás y eso me trajo hasta aquí.

-Hace años –coincidiendo con el nacimiento de la televisión autonómica– se vendió que el mundo audiovisual iba a sufrir un crecimiento casi ilimitado. ¿En qué se ha quedado todo?

Es cierto que el nacimiento de la RTPA supuso en su día una gran oportunidad para muchos periodistas asturianos o llegados de fuera, y sus inicios fueron mucho más que esperanzadores. Siendo desde su estreno un ente austero, arrancó con un presupuesto que permitió realizar programas muy variados y de calidad, dar trabajo a cerca de 1.000 profesionales… Todos creímos que aquello supondría el inicio de un sector audiovisual importante en Asturias pero lamentablemente se quedó en un intento. La situación política de 2011 puso a TPA en una situación muy comprometida y desde entonces todos, tanto la tele como los profesionales que nos dedicamos a este mundo, vamos capeando el temporal como podemos. El ente público ya no tiene el presupuesto de entonces pero aun así, sigue haciendo un trabajo más que digno con los medios que tiene y sigue contando con el apoyo de la audiencia porque la sentimos como nuestra. La TPA siempre será necesaria para Asturias aunque a todos nos gustaría que su influencia en el sector fuera mayor de la que es a día de hoy.

–Tu perfil profesional es multidisciplinar: producción audiovisual, comunicador, presentador de eventos y organización… ¿Sólo así se puede sobrevivir?

Sí, sin duda. Esa variedad de registros me permite seguir adelante con mi empresa. Y ese perfil multidisciplinar es la consecuencia de mi trayectoria profesional. Es cierto que soy una persona que me manejo bien en distintos ámbitos de la comunicación y es algo que muchos clientes valoran. Yo hasta 2005 era un periodista que sólo había trabajado en medios de comunicación: prensa, radio, televisión y hasta en una agencia de noticias. Hoy sigo siendo ese mismo periodista amante de su profesión pero en estos 18 años que han transcurrido desde entonces he pasado por varias de las mejores empresas de comunicación, publicidad y marketing del norte de España: desde ‘Bitácora Grupo’, donde colaboramos varios años con la agencia ‘Bassat Ogilvy’ del gran Lluís Bassat, ‘Comunicación Profesional’, ‘Bulow Media’ o ‘Innevento’, por citar algunas. Ese bagaje me permitió adquirir conocimientos en el ámbito de la publicidad, el marketing y la organización de eventos. Y esa experiencia es la que trato de aprovechar y aplicar en mi empresa.

Hablar de periodismo es hablar de la profesión donde mayor intrusismo hay

-Asturias es muy pequeña. ¿Ha tocado techo el sector?

Es cierto que es una comunidad pequeña, pero reunimos condiciones para pensar en grande. Presumimos de vivir en una tierra maravillosa, que lo es, siempre ponemos en valor que Asturias es un plató natural que casi ninguna otra comunidad tiene, contamos con algunos de los mejores equipamientos de España como es la Universidad Laboral… pero todas estas fortalezas no van a acompañadas de un apoyo público y privado que permita darle un impulso al sector. En Asturias hay grandísimos profesionales audiovisuales pero la mayoría de ellos trabajan fuera porque aquí apenas hay oportunidades. Atraer ese talento nos daría un plus como sector, sin lugar a dudas. Pero hay que apostar por ello con convicción y recursos.

-¿Qué tiene que pasar para que se desarrolle como ocurre en otras comunidades?

A mi juicio, no deberíamos compararnos con ninguna otra comunidad porque cada una tiene una historia y unas peculiaridades propias. Ahora bien, puestos a proponer, a mí me gustaría, por ejemplo, que la RTPA tuviera más presupuesto para que pudiese encargar más producciones y dinamizara nuestro sector, pero también me gustaría que las empresas e instituciones asturianas apostaron más por lo de aquí. Tengo clientes de Asturias que han librado ‘auténticas batallas’ con sus departamentos de marketing de Madrid o Barcelona por confiar en nosotros proyectos de cierta envergadura porque dudaban de nuestra capacidad para acometerlos.  Y ése es el ejemplo que debería cundir, el intentar que se haga aquí porque podemos hacerlo. Yo tengo una empresa pequeña y sé mis limitaciones, pero en cuanto a profesionalidad, honradez, sensatez o en el trato con cliente no me considero inferior a nadie.

-La profesión, en su más amplio concepto –periodismo, audiovisual, publicidad, marketing…- está en muchos casos precarizada. ¿Quién la defiende?

La defendemos los profesionales, aunque a veces no con la firmeza necesaria. Hablar de periodismo es hablar de la profesión donde mayor intrusismo hay. Eso siempre fue así y no creo que tenga solución porque es un mundo a priori muy apetecible, muy goloso por su promoción mediática, y eso atrae a gente que no conoce ni las premisas básicas de la comunicación. Y después está algo muy relacionado con la publicidad o el marketing: la creatividad, una cualidad, el ser creativo, que no todos los clientes valoran o simplemente piensan que no se tiene que cobrar porque está incluida en otro encargo relacionado y no es así. Cuando veo peticiones de ofertas o concursos donde te piden entregar un guion o una creatividad para optar a trabajo no me gusta. Primero porque se está abusando de esta práctica y nadie trabaja gratis y segundo porque a veces ocurre que al cliente le gustó tu idea pero le adjudica la campaña a otra empresa y le pide que aplique tu creatividad. No deberíamos aceptar esto como tampoco un periodista debería ir a una rueda de prensa donde no se admiten preguntas. Pero si seguimos permitiéndolo…

-¿Hacia dónde crees que camina el mundo audiovisual en términos generales? ¿Qué nuevos formatos están impactando ahora o lo harán en un futuro próximo?

Es difícil imaginarlo. Las redes sociales supusieron un cambio respecto a los medios convencionales y cuando todavía nos estamos adaptando a esta nueva etapa llega la Inteligencia Artificial, que es capaz, entre otras cosas, de crear audiovisuales y locuciones con personas ya fallecidas, por poner un ejemplo. Por un lado, dices ‘wow’… pero por otro piensas en los riesgos que ese tipo de técnicas pueden suponer para manipular información y no sabes valorar si tendrá más ventajas o inconvenientes. En todo caso, dependerá del uso que le demos a la IA y habrá que regularla como es lógico.

-¿Crees que el periodismo ha perdido rigor?

Sin lugar a dudas. Rigor desde luego que se ha perdido en gran medida por la aparición de las redes sociales. Ahora cualquier persona que tenga un teléfono móvil y use una red social se cree un comunicador. Eso de ‘Lo he visto en Instagram o en Facebook’ está a la orden del día y mucha gente se cree lo primero que ve o lee, sin fijarse en la fuente de esa información, si está documentada o datada… Leen un titular llamativo y con él se quedan sin contrastarlo siquiera… Recientemente hemos impartido desde la Asociación de Periodistas de Oviedo (APO) un taller de periodismo para escolares en 16 institutos de Asturias con el objetivo de que los jóvenes conozcan cómo trabajan los medios de información, sepan distinguir los distintos géneros periodísticos o para advertirles del daño que puede hacer a la información el mal uso de las redes sociales. El taller ha sido un éxito rotundo hasta el punto de que los docentes nos han pedido que por favor les impartamos el taller también a ellos. En el periodismo hay muchos prejuicios que debemos erradicar y comenzar por los colegios e institutos es sin duda una buena oportunidad para dignificar nuestra profesión.

En Asturias hay grandísimos profesionales audiovisuales pero la mayoría de ellos trabajan fuera porque aquí apenas hay oportunidades

-Por suerte, la comunicación cada vez tiene mayor importancia en las empresas…

Así es, pero ha costado lo suyo. Cuando yo llegué a Asturias en 2005 la mayoría de las empresas apenas le daba valor a la comunicación, lo consideraban algo innecesario en lo que no querían gastar. Primer error, la comunicación no es gasto, es una inversión.  Supongo que sería por desconocimiento, no sabrían qué les podría aportar un asesor de comunicación a una empresa dedicada a la construcción de bienes de equipo o al sector naval, por ejemplo.  Hoy parece impensable que cualquier mediana o gran empresa no tenga un departamento de comunicación. En el día a día de una empresa hay que llevar la comunicación interna, la externa, la relación con los medios de comunicación, hay que crear contenidos para la web o redes sociales, realizar informes, comunicados o notas de prensa, organizar eventos (de carácter interno o externo), hay que hacer frente a situaciones de crisis, de despidos, de problemas reputacionales…. Incluso hay que formar a los directivos en labores de portavocía porque no todo el mundo es capaz de ponerse delante de un micrófono y afrontar las preguntas de los periodistas…

-¿Qué redes sociales frecuentas? ¿Por qué una frente a otra?

Linkedln, Instagram, Facebook…. Linkedln es la más interesante para mí y la que más frecuento porque me permite estar un poco al día de la actualidad del mundo empresarial y de temas que me interesan, y además es donde interactúan mis potenciales clientes; las otras dos me sirven para conocer tendencias y como entretenimiento.  

-¿En qué medios/medios te informas?

En los regionales y locales. Cada vez consumo menos medios nacionales porque cada día están más polarizados, con algunas excepciones. Cada vez hay más opinión y menos información. Y no me gusta.

-¿Quién ha sido tu maestro/s en la profesión?

De todos los jefes y compañeros que he tenido en estos 25 años de profesión he aprendido algo, profesional y personalmente, pero si tuviera que quedarme con uno sería con Vicente Ballester, director durante muchos años del programa ‘Protagonistas Valladolid’ de Onda Cero Valladolid. Estuve dos veranos trabajando con él como becario (años 1998 y 1999) y me fascinaba la facilidad que tenía para divertirse trabajando, que no es fácil. Además de ser un gran comunicador, era muy carismático, tenía don de gentes y siempre estaba de buen humor. Y lo contagiaba a la redacción. El día que le conocí me dijo: ‘chaval, ponte las pilas que en 15 días me piro de vacaciones y tendrás que hacer tú el programa todo el verano’.  Estaba en 4º de carrera en una ciudad enorme que no conocía, la capital de una comunidad como Castilla y León y él era todo un referente en la región. Debió de ser la única vez en mi vida que tuve nervios delante de un micrófono… Se me hacía interminable el programa porque me aterraba que pudiera quedarme en blanco. Si volviera a hacerlo hoy, en la hora y media que duraba el programa no me daría tiempo casi ni a saludar a los oyentes y presentarles los temas del día…

-¿Qué periodista actual te parece especialmente relevante?

Como consumidor de informativos de televisión, creo que tanto Carlos Franganillo como Vicente Vallés han ganado relevancia en los últimos tiempos. Cada uno, con su estilo. Tienen personalidad propia y gran facilidad para comunicar, que para mí es muy importante en un periodista, si transmite o no, y ellos lo hacen muy bien.

-Si subieras una imagen de Asturias a tu red social preferida, ¿Cuál sería?

La Ermita de la Regalina, en Cadavéu. Para mí es uno de los rincones más bonitos de Asturias, si no el que más. El día que lo conocí, trabajando en el programa Conexión Asturias de la TPA, me quedé sin palabras, literalmente. Después, he vuelto varias veces con la familia, con varios grupos de amigos… Y a todos les impresionó. Hay gente de Asturias que no sabe ni que existe, así que aprovecho para promocionarlo desde aquí.

-¿Con qué profesional de los medios te gustaría compartir mesa y mantel?

Con Olga Viza, por ejemplo. Fue un referente para muchos estudiantes de periodismo de mi época. Le daba igual presentar un informativo que un programa de deportes o un debate político. Siempre brillaba sin querer destacar ni ser el centro de atención. Ahora hay demasiado periodista estrella… Cuestión de egos, supongo, porque estrellas sólo hay en el cielo.

Me gustaría compartir mesa y mantel con Olga Viza

-¿Y dónde lo llevarías?

Al Sancho viejo, en Gijón, podría estar bien… Un restaurante con solera, con su encanto y donde puedes tomar carne o pescado de primera calidad a un precio razonable. Y si quedaran mollejas, sería el no va más.

-¿Qué canción pedirías en una radio fórmula?

‘Man in the Mirror’, de Michael Jackson, ‘Fast Car’, de Tracy Champman, o ‘I Still Haven’t Found What I’m Looking For’, de U2.  Nunca me cansaré de escucharlas.

-¿Qué programa de televisión te marcó?

Como me encanta el deporte en general (y el fútbol en particular), siempre me gustaron los programas deportivos. En su día veía siempre el programa ‘Cerca de las Estrellas’ sobre la NBA de Ramón Trecet y ‘Estudio Estadio’ para saber cómo había ido la jornada de Liga. Aunque el que me tenía enganchado de verdad era el informativo de José María Carrascal en Antena 3 TV. Lo veía todas las noches con mi madre, nos encantaba. Acababa muy tarde, algunos días a las 02.30 de la madrugada, pero aun así le esperábamos un día sí y otro también. Creo que ahí surgió mi verdadero interés por el periodismo.

-¿Recomienda un libro?

Prefiero un disco libro: ’20 canciones para una urgencia’, de Marwan. Un cantautor indispensable en estos tiempos de zozobra. Él describe muy bien en lo que se está convirtiendo la sociedad: ‘El problema, corazón, es que vivimos dentro de una red social’. Y no le falta razón.

Comparte esta noticia en redes sociales:
Quizá te interese:
Ofertas de Empleo

Ofertas de Empleo

Actualización diaria de ofertas de empleo, becas, concursos, premios.

En Portada

Síguenos en Twitter

bloque-newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de Aragón

Quiénes Somos