Victoria Maso: «Los medios de comunicación creamos realidad, pero también formamos parte de esa realidad»

Victoria Maso (Gandía.1974). Llegar al espectador, transmitirle las noticias que ocurren en el mundo de la manera más natural posible es parte del periodismo. Sin embargo, conseguir una audiencia fiel, calar en los hogares, alcanzar esa continuidad y respeto por la cadena no es tan sencillo.

Victoria es uno de los rostros más conocidos de À Punt Media. Cada fin de semana transmite las noticias más relevantes que han ocurrido en la Comunidad Valenciana. Ya lo hacía en la antigua RTVV y desde que la actual Televisión Autonómica abrió sus puertas, vuelve a hacerlo con la rigurosidad y profesionalidad que le caracteriza.

Es consciente de la importancia de la veracidad, de cómo esa realidad debe llegar al espectador. “Los medios de comunicación creamos realidad, pero también formamos parte de esa realidad» afirma. Comprometida con la visibilidad de la mujer ha trabajado con perspectiva de género para el tercer sector, desarrollado el Plan de Igualdad de la CVMC y trabajado en El Salvador.

Atenta a lo que sucede, destaca la importancia de una sociedad con capacidad crítica. “Los avances hacia un periodismo feminista no dependen de rostros conocidos, dependen de la formación de las redacciones, de las y los profesionales de la comunicación y del compromiso de las empresas de comunicación» afirma.

Al mismo tiempo, esos profesionales que retransmiten las noticias más destacadas también forman parte de la sociedad y así lo señala: «Los medios de comunicación creamos realidad, pero también formamos parte de esa realidad. Una sociedad comprometida con la igualdad entre mujeres y hombres reclamará noticias con esos valores y mirada. Una sociedad machista y sexista tolerará informaciones con este sesgo”.

Presentadora y editora en los servicios informativos de À Punt Media. ¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos de tu trabajo?

Lo que más me gusta de mi trabajo actual es que es muy completo. Cubre desde el inicio hasta el final del proceso de elaboración de un informativo. Va desde participar en las decisiones sobre escaleta y enfoques, hasta en la parte final ser quien comunica lo que hemos hecho a la audiencia.

Estar participando en todo ese proceso de creación informativa es lo que más me satisface. Quizás lo que menos me gusta es la otra cara de esa misma realidad. El estrés constante que generan estas funciones juntas. En cualquier caso, estoy feliz con lo que hago, especialmente porque es un trabajo infinitamente más colectivo de lo que la gente piensa o sabe. Es un trabajo en equipo. Los entresijos del mundo de los informativos de televisión creo que son, realmente, bastante desconocidos. 

Redactora de contenidos en inglés para el show «The United States of Europe” en la televisión de Amsterdam. ¿Cómo ha sido trabajar para una televisión extranjera?

No era una televisión tradicional. Era un programa, un canal de Youtube que se realizaba en estudios que el ayuntamiento de Ámsterdam alquila a precios asequibles a colectivos diversos para hacer programas. Este se dedicaba  a trabajar noticias para la población expatriada de esa ciudad. Colaboré en inglés, como periodista que aportaba lo que pasaba en España vinculado a los temas de actualidad del momento. Viví un año en Ámsterdam, cuando cerraron Canal 9 y fue cuando los conocí. La experiencia fue fantástica.   

Uno de tus objetivos es desterrar los estereotipos de género en el ámbito de la educación y en el periodismo. ¿Qué avances crees que has conseguido?

Son dos facetas profesionales diferentes. En el ámbito de la educación,de la coeducación, como especialista en Agente de Igualdad, he realizado múltiples trabajos de formación a alumnado y profesorado para que abran los ojos ante los estereotipos sexistas que nos invaden y poder así abandonarlos, en su ámbito.

En el campo del periodismo y como profesional mi interés está centrado en no olvidar nunca que todo lo que cuento necesita estar atravesado por la perspectiva de género. De manera que me reviso y me formo constantemente para hacer un periodismo feminista. Cosa que puede parecer sencilla, la de hacer periodismo con una perspectiva de género, pero por motivos muy diversos no lo es tanto. Personal y profesionalmente es una satisfacción muy grande poder introducir siempre que puedo la mirada feminista en las noticias.  

Has trabajado además en la creación de contenidos multimedia con perspectiva de género para el Tercer Sector. ¿Qué es lo que más te aporta?

Estuve vinculada durante muchos años a una ONG que trabajaba en El Salvador. Y para ella desarrollé trabajos diversos. Los últimos años creé contenido para una web que recogía la realidad de una zona concreta, Cacaopera, en Morazán.

En este trabajo de comunicación las mujeres tuvieron un protagonismo especial. Sus problemas, sus realidades, necesidades, opiniones y sus sueños. Conocí a muchas mujeres, anónimas, otras lideresas de comunidades indígenas, trabajadoras de entidades locales de cooperación que me ayudaron a derribar mis prejuicios sobre muchas ideas vinculadas a este país y a su sociedad.

Has sido una de las profesionales que ha desarrollado el Plan de Igualdad de la CVMC de À Punt Mèdia. ¿Cómo ha sido el proceso a grandes rasgos?

Lo primero es que para mí ha sido un orgullo el haber estado con otras compañeras en este trabajo. Justo ahora debemos empezar a elaborar el nuevo Plan de Igualdad, porque el anterior era para el período 2020-2023.

Para resumir te diría que no es tanto el elaborar el plan, sino como cualquier plan, lo más complejo es hacer un seguimiento y dar cumplimiento a los preceptos del texto acordado. Como cualquier empresa siempre hay líneas que mejorar. Y de eso se trata, de caminar hacia adelante. Ni quedarnos paradas ni caminar hacia atrás. Y en eso estamos.

Periodista y presentadora durante 16 años en la antigua RTVV y actualmente en À Punt. ¿Con cuáles de todas estas etapas en la Radio Televisión Pública Valenciana te quedas?

Yo vivo el presente. No soy de mirar hacia atrás. Y mucho menos, viniendo de donde venimos en aquella RTVV cerrada tan traumáticamente y con episodios nefastos que todas conocemos. Quiero pensar que lo que va a venir me va a permitir desarrollarme profesionalmente, que voy a crecer y a aprender. Tengo casi 50 años. Y cuando lo pienso, me gustaría continuar sacando provecho a mi experiencia y al mismo tiempo ir aumentándola. De momento, eso es lo que intento. Con aciertos y con errores. Así que la conclusión es que me quedo sin duda con esta etapa, con mi trabajo desde la apertura de A Punt y mis 5 años en ella.  

Un poco más sobre ti… ¿Mejor cafetería para un buen desayuno?

Sé que está muy de moda, pero yo no la sigo. Nunca desayuno en cafeterías, sólo cuando estoy de viaje.

¿Con qué medio te informas?

Uff muchos. Me paso la vida saltando de un informativo a otro, para ver cómo lo hacen, qué dicen, qué destacan. Si hablamos de radio, me pasa exactamente lo mismo. Tengo dos transistores en dos puntos de la casa. Suena muy viejuno, pero así es! Voy de un dial a otro, dependiendo de las horas. Y por supuesto, igual con la prensa o con las agencias de noticias. Tengo varias revistas y publicaciones, también agencias más especializadas, que abordan temas feministas que nunca dejo de leer. También me gusta los podcast, sobre todo de música y de, como comentaba, periodismo o temática feminista. 

¿A quién le debes más profesionalmente o quién ha sido tu maestro?

No sabría decirte. Siempre tengo presente cuando hablo de mi vida en el periodismo de las personas que me dieron las primeras oportunidades. Trabajando en Telesafor, o cuando entré en Canal 9 y también cuando se reabrió A Punt. Pero también me acuerdo siempre de aquellas profesionales que me abrieron las puertas en el ámbito profesional como especialista en Agente de Igualdad, en la formación, cuando estuve durante unos años como autónoma en este ámbito. A todas, lógicamente, estoy muy agradecida.

¿Qué canción pedirías en Radio Fórmula?

Cualquiera de Aretha Franklin.

¿Tu periodista de referencia?

Tantas…Desde las periodistas que forman parte mi niñez, adolescencia y juventud como Carmen Sarmiento, Paloma del Rio, Rosa Maria Calaf o las crónicas de Maruja Torres. A actuales como Olga Rodríguez, Yolanda Álvarez, Almudena Ariza, Ana Requena, Ana Bernal Triviño, Laura Martínez, las periodistas de Píkara, y un largo etc.

¿Qué lugar de Comunidad Valenciana pondrías primero en tus redes sociales?

Gandía.

¿Qué libro estás leyendo actualmente? 

Benvolgut Imbècil, de Virginie Despentes.

Un lugar o local que pocos conocen y que te apasione…

En la zona es muy conocido, pero por aquí, por Valencia, igual menos. Así que lo pongo, para que se animen a visitarlo porque está en un lugar muy bonito. Restaurante Cañís en Benissa. Siempre voy con mis amigas. 

¿Con qué profesional de los medios/comunicación/publicidad te gustaría vermutear y dónde?

A mí me encantaría conocer a Maruja Torres. Estoy segura que lo del vermut leva. Y como es una mujer con carácter y mundo, me dejaría llevar por ella a cualquier sitio. 

¿A qué plato/tapa típico le invitarías?

Si pasáramos por mi ciudad, le invitaría a un buen arroz al horno o a una buena fideuà de Gandía. 

¿Qué programa de la tele recuerdas más de tu infancia?

Dos que tengo grabados a fuego son los Fraggle Rock e Informe Semanal. 

Hagamos una reflexión sobre el sector de la Comunicación en la Comunidad Valenciana. ¿Qué clima se respira, qué podemos esperar de la comunicación y en qué debemos poner el foco?

El sector de la comunicación de la Comunidad Valenciana no es distinto al resto. De modo que lo que opino es extrapolable a todo el mundo del periodismo. Es necesario garantizar la independencia de los medios públicos y privados de los poderes fácticos. Del poder político y del poder económico. Es necesario que el sector deje de ser un sector profesional precario, para garantizar también esta independencia y fuerza de los y las profesionales que integran el sector. Los relatos los marca y permite el poder. Y cada vez hay más relatos en los márgenes. Habría que preguntarse el por qué cada vez hay más relatos que se quedan fuera. Por otra parte, esta independencia y autonomía de los medios es fundamental en un mundo donde las noticias falsas son cada vez más numerosas y parecen más sólidas. El periodismo debe ser independiente para poder contrastarlas. También vivimos en un mundo donde las noticias con mensajes de la ultraderecha, contra derechos consolidados especialmente de los colectivos más vulnerables, comienzan a ser normalizados y naturalizados. Contra esto también hay que trabajar, aquí en la Comunidad Valenciana, y en cualquier rincón del mundo.

Comparte esta noticia en redes sociales:
Quizá te interese:

En Portada

Síguenos en Twitter

bloque-newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de Levante

Quiénes Somos