Fernando Boillos

Fernando Boillos: «Una asignatura de comunicación ayudaría a despertar el espíritu crítico»


La educación no es tarea fácil y tampoco pasa por su momento más sencillo. Pero Fernando Boillos ha sabido darle una vuelta y aprovechar las bondades de las redes sociales para innovar y colocarse entre algunos de los docentes más activos de internet. Con un proyecto que le ha llevado a ser de los profesores más valorados en la comunidad tuitera (y fuera de ella), este soriano, periodista de vocación, dio un giro a su vida y pasó de presentar el informativo de mediodía en Soria, en CyLTV, a ponerse frente a un grupo de niños deseosos de aprender.

Boillos, licenciado en Comunicación y graduado en Educación Primaria, es una apasionado de la enseñanza, y así lo muestra cada día en sus clases en el colegio Sant Josep CM de Barcelona.

Su paso por las cadenas nacionales y la autonómica de Castilla y León le han permitido un bagaje que ahora le sirve, y mucho, para su labor en las aulas. Formador de otros profesores en metodologías activas, Fernando Boillos ha recorrido colegios dentro y fuera de España. Todo, en su conjunto, forman y conforman a uno de los profesores más ‘top’. Conozcámosle un poco más.

¿En qué momento sonó ese “click” que hizo que dieras el salto del periodismo a la educación? 

La verdad es que no sé muy bien ni como pasó. Después de trabajar en los servicios informativos de Tele 5, La Sexta o Antena 3, la vida me llevó a Soria a trabajar en RTVCYL, donde presentaba el informativo del medio día. Y un día decidí hacer el CAP antes de que fuera un máster, porque un amigo me convenció. Cuando hice las prácticas me enamoré del aula, de dar clases y de tratar con los alumnos. Durante un año compatibilicé presentar los informativos de mi ciudad con dar clases en un colegio y, poco a poco, me iba planteando dar un giro en mi vida.

Es algo que cuesta mucho. Yo había trabajado muy duro para ganarme la vida como periodista y, de repent,e mi mundo se puso patas arriba. Acabé tomando la decisión de dejar la televisión donde trabajaba para hacerme profesor. Fue una decisión muy difícil porque tuve que empezar de cero. Pero estoy muy orgulloso y me siento muy contento de haberlo hecho. Además, sigo siendo comunicador, ha cambiado solamente el público al que me dirijo. Por cierto, un público muy exigente pero mucho más generoso y agradecido.

He cambiado al público al que me dirijo. Un público muy exigente pero mucho más generoso y agradecido.

Sin embargo, ¿se puede decir que la comunicación y esa experiencia en los medios ha servido de guía para crear en tu tarea educativa?

Por supuesto que sí. Sin lugar a duda. En la carrera nos decían que un buen periodista servía para todo. Y yo me he dado cuenta que tenían razón. Conozco muchos casos como el mío. El perfil del periodista-docente cada vez está más demandado. Hay que tener en cuenta que los colegios también son organizaciones y comunican al exterior. Y un profesional que tenga ese doble perfil es muy demandado dentro del sector educativo. Posicionar al centro como una marca es cada vez más importante. La diferenciación es una realidad cada día más presente en las instituciones educativas y cada vez más de ellas tienen departamentos de comunicación y marketing. 

Además de eso, a nivel individual, ese conocimiento y esa forma de hacer que te dan los medios de comunicación no se olvida, simplemente se transforma. La innovación educativa va de la mano de la comunicación. Antes un docente cerraba la puerta del aula y nadie, excepto sus alumnos, sabía lo que hacía. Ahora esa realidad ha cambiado, las paredes han desaparecido y las redes sociales nos ayudan facilitando el proceso; se han convertido en un lugar donde crecer, desarrollarte y ayudar a otros docentes. 

Posicionar al centro educativo como una marca es cada vez más importante.

Has sido seleccionado como uno de los mejores en lo que a innovación educativa se refiere. Eres uno de los “profes tuiteros” del país ¿Cuál ha sido la chispa de tu proyecto? ¿Qué papel ha jugado la comunicación en su creación y desarrollo?

Es un orgullo que te reconozcan como un buen docente gracias a tus prácticas metodológicas. En este país hay grandes profesionales pero no se suele conocer su trabajo. Las redes sociales como Twitter ayudan a visibilizarlo. Mis clases son clases donde priorizo al estudiante y sus necesidades. Intento trabajar por proyectos y retos donde el alumno sea el eje de su propio aprendizaje. Para ello utilizo gamificación, aprendizaje basado en juegos, destrezas de pensamiento, escape rooms, realidad aumentada, realidad virtual y todas aquellas herramientas que me ayuden a conseguir lo mejor de ellos. ¿Viven en el mundo de la comunicación, verdad? Pues usamos redes sociales como Tik Tok para llevar a cabo proyectos o tenemos nuestro propio canal de Youtube. Todo con tal de que ellos estén motivados y comprometidos con su aprendizaje.

Cuando pienso en la educación del futuro veo clases personalizadas, de grupos más reducidos donde se trabajan competencias y destrezas, donde las habilidades blandas como la inteligencia emocional tienen cada día más importancia. La escuela del futuro tiene nuevos y diferentes espacios, en ella se fomenta la creatividad, el emprendimiento y se trabaja en colaborativo y eso mismo intento hacer yo en el aula.

¿Debería haber un espacio/tiempo específico en las aulas dedicado a la comunicación?

El problema es que se da por sentado. Se conoce la importancia de la comunicación pero en los currículos de las leyes se habla de ella de manera competencial y muchas veces es transversal. Y como es algo tan importante, se pierde por ser tan genérico. Es algo a trabajar en todas las asignaturas pero eso hace que no sea propio de ninguna. ¿Debería haber una asignatura de comunicación? Yo creo que sí. Ayudaría a despertar el espíritu crítico, a conocer cómo funciona la manipulación de los medios y de la política. Pero además, ayudaría a crear consumidores más exigentes, preparados y menos conformistas (risas). Definitivamente debería existir una asignatura que consiguiera todo eso. El problema es que igual a las élites del poder no les convienen ciudadanos así. 

Una asignatura de comunicación ayudaría a conocer cómo funciona la manipulación de los medios y de la política.

No podemos dejar de lado la pandemia en esta entrevista pero, saquemos el lado positivo. ¿Qué te ha regalado el COVID-19 en lo que a tu labor como profesor se refiere?

Me ha regalado la oportunidad de crecer, de no rendirme, de demostrarme a mí mismo que la educación de este país se sustenta en la espalda del profesor, que con esfuerzo y sin recursos ofrece lo mejor de sí desde una esquina de su casa con una conexión wifi. Es una pena que la educación siga utilizándose como moneda de cambio en España. Porque no es la educación en sí misma lo que se están jugando, sino el futuro de un país.

Hablemos de los medios. Después de haber pasado por ellos y ahora que estás al otro lado, ¿qué puntos fuertes y qué carencias crees que ha dejado el virus al descubierto?

Creo que la sobrecarga de información genera desinformación. Y es lo que hemos estado viviendo estos meses. Falta de rigurosidad, de investigación y de realidad. Siempre lo hago, pero en estos momentos más. Para informarme de lo que pasaba en mi país he tenido que recurrir a medios internacionales. 

Pienso que han jugado con la información y con la desinformación, pero no sólo los medios de comunicación sino el propio gobierno. Un ejemplo: se nos ha olvidado que al principio de la pandemia se nos decía que las mascarillas no eran necesarias, luego que solo a ratos, luego que a todas horas, luego que solo por la calle, luego que sitios cerrados… Era un auténtico cachondeo. Pero si soy sincero, lo que más miedo me da es que el periodismo siempre fue el cuarto poder y esta crisis ha vuelto a demostrar lo poco independientes que son los medios de comunicación en la actualidad. ¡Una lástima!

Y si hablamos de futuro… ¿Cómo lo ve Fernando Boillos? 

Soy optimista. Necesito serlo, por que sino no valdría la pena levantarse de la cama. Y yo me niego a pensar que está todo hecho. Pienso que está todo por hacer y que yo formo parte de ese cambio. A pequeña escala, seguro, pero yo soy agente de cambio. La educación es un magnífico motor por el que empezar. Es una de las piezas del engranaje más importantes y por eso estoy tan orgulloso de formar parte de ella.

Comparte esta noticia en redes sociales:
Quizá te interese:

Ofertas de Empleo

Ofertas de Empleo

Actualización diaria de ofertas de empleo, becas, concursos, premios.

En Portada

Síguenos en Twitter

bloque-newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de Aragón

Quiénes Somos
Menú