la-deriva-un-insulto-alex-hijar

La deriva de un insulto. Por Álex Híjar

Aún tengo clavado en el orgullo cuando alguien me dijo: “eres un inconscientemente incompetente”. Cuando te lo dicen con cara seria y después de no haber sabido hacer algo, os aseguro que te haces pequeñiiiiito. Quien me lo dijo, lo hizo con toda su buena intención. Tan buena que, al darse cuenta de que mi tamaño se reducía hasta el de Pulgarcito, vino a explicármelo.

“Es bueno darse cuenta de que eres Inconscientemente Incompetente”, me dijo. Yo no sabía por dónde iba a salir, pero el hecho de que se dirigiera a mí de esa manera, me tranquilizaba algo. Continuó con su charla. “Es el primer paso para ser conscientemente incompetente”. En ese momento, toda mi atención estaba dedicada en ver cómo iban cambiando los insultos, por lo menos, dejaba de ser inconsciente para ser consciente, pero, pese a todo, seguía sonando mal.

Al día siguiente me trajo un papel con un gráfico y ese juego de palabras que a mí me sonaban tan mal.

  • Inconscientemente Incompetente
  • Conscientemente Incompetente
  • Conscientemente Competente
  • Inconscientemente Competente

Y me explicó: “Inconscientemente Incompetente, eres cuando no sabes que no sabes. Es un estadio feliz, ya que no te preocupa. Hasta el momento en el que te das cuenta. Y, en ese momento, sabes que no sabes y pasas a ser Conscientemente Incompetente. Sigues sin saber, pero, por lo menos te has dado cuenta. Ahora viene el primer momento crucial de tu aprendizaje: tienes que decidir si quieres aprender o seguir así”.

La decisión de aprender

Le estaba cogiendo gustillo al juego de palabras y tenía mucho sentido. Pero, como toda buena historia, debía tener un fin apoteósico, lo esperaba con expectación. “Si has decido aprender, te irás convirtiendo, poco a poco, en Conscientemente Competente. Sabes que sabes, pero no lo dominas, te cuesta esfuerzo y no siempre te sale bien”.

En ese momento recordé una frase atribuida a Pablo Picasso, que dice “siempre estoy haciendo lo que no puedo hacer para poder aprender cómo hacerlo”. Hasta que, de repente, un buen día, te das cuenta de que no te has dado cuenta y lo has hecho sin pensar. ¡Enhorabuena! Has llegado a la última fase, eres Inconscientemente Competente”.

Sonaba bien, Inconscientemente Competente parece algo y todo. Siento decirte que ser Inconscientemente Competente está muy bien, significa que has practicado unos 21 días, que es lo que tarda el cerebro (aproximadamente) en hacer una conexión neuronal, pero… es sólo el principio. Sólo eres competente, no eres ni siquiera bueno. Mejor que la media, te lo compro, pero ¿quieres estar en la media o ser de los buenos?

Un nuevo aprendizaje

Nuestro cerebro tiene aproximadamente 100.000 millones de neuronas y cada neurona se puede conectar con unas 50.000 para hacer esa “conexión neuronal” de la que hablamos. Un nuevo aprendizaje.

Si sabes multiplicar, si eres competente para multiplicar, esta vez te aconsejo que utilices una Excel o algo así, ya que calcular cuántas conexiones neuronales podemos hacer no te resultará fácil con lápiz y papel y menos de memoria. En algún sitio, he leído que son unas 100.000.000.000.000 conexiones, mira si te queda “disco duro” para seguir aprendiendo cosas, para dejar de estar en la media y ser de los mejores.

Y como dijo Henry Ford: “La mediocridad es el peor enemigo de la prosperidad”. Y tú, ¿quieres ser mediocre? Mejor sigue prosperando, sigue APRENDIENDO.

* Álex Híjar es copywriter, formador y mentor en Ventas.

Quizá te interese:

Ofertas de Empleo

Ofertas de Empleo

Actualización diaria de ofertas de empleo, becas, concursos, premios.

En Portada

Síguenos en Twitter

bloque-newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de Aragón

Quiénes Somos

Menú