Comunicación Academia de cine

Los Goya y su equipo de prensa: «Durante todo el año la Academia está viva, abierta, activa y la Comunicación tiene que difundir y reflejar su programación cultural»

Quedan solo unos días para que Valladolid acoja la 38ª edición de los Premios Goya, para la también conocida como gran fiesta del cine español. Un evento que supone un esfuerzo y trabajo continuo durante todo el año y donde el equipo de Comunicación de la Academia de Cine supone uno de los ejes principales para que todo marche bien. Hoy nos sentamos con Chusa L. Monjas y María Gil para conocer el papel de un departamento que puede pasar desapercibido pero sin el que los Goya no serían nada.

Veinte años en la Agencia Colpisa, a cargo de la información cinematográfica, televisión y comunicación avalan a Chusa, que lleva más de una década integrada en el equipo de la Academia de Cine, donde ostenta ahora el cargo de Directora de Comunicación. Sus ámbitos de experiencia se han centrado en las secciones de Cultura y Sociedad; entre 1989 y 2009 cubrió de forma habitual distintos festivales nacionales e internacionales como San Sebastián, Berlín, Roma, Seminci, Málaga, Sevilla, Festival Film Latino de Los Ángeles, Premios de la Academia del Cine Europeo, gala de los Premios Goya, Premios Oscar, Foro de Unifrance y Premios Max de Teatro, entre otros.

Antes de incorporarse a la agencia Colpisa, fue redactora de ‘Madrid Hoy’ y colaboradora en el Grupo G+J y en el semanario ‘Capital’. Ha sido reconocida con el Premio de Comunicación Alfonso Sánchez en 2022, distinción de la Academia de Cine que destaca la labor de los profesionales y medios para divulgar y comunicar nuestro cine.

Graduada en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Periodismo cultural y nuevas tendencias por la Universidad Rey Juan Carlos, María forma, desde 2016, parte del equipo del Departamento de Comunicación de la Academia de Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. En el desempeño de su trabajo ha cubierto festivales como el de San Sebastián y Málaga y eventos de animación como Weird Market y Cartoon Movie.

Las dos forman un tándem que estos días pedalea con toda intensidad para conseguir una comunicación acorde a un gran evento para que todo salga rodado.

Estamos a sólo unos días de la celebración de la gran fiesta del cine. ¿Cómo de frenético es el trabajo en vuestro departamento?

Es uno de los momentos del año de más trabajo, como no puede ser de otra manera. Los Premios Goya son una cita cultural de enormes dimensiones y, desde que los Goya han salido de Madrid, se intensifica mucho más porque nos trasladamos en los días previos a la ciudad en la que se celebra, en este caso Valladolid, a trabajar in situ

El número de peticiones, ruedas de prensa, envío de notas de prensa, etc. aumenta en estos días previos, que es cuando se anuncian las actuaciones musicales de la gala, los entregadores de Goyas, el Goya Internacional, las marcas que vestirán a los que pasarán por la alfombra roja, etc. El foco de los medios de comunicación está puesto en los Goya y en la Academia mucho más que en cualquier otro momento del año. 

Afortunadamente en el “período goyas” trabajamos con refuerzos en el departamento y contamos con la agencia DyP Comunicación para todo lo relacionado con acreditaciones de medios y photocalls

¿Cuál es el proceso, a nivel de comunicación, desde el día después de una gala de entrega de los Goya hasta la siguiente?

Para nosotros la gala no acaba el 10 de febrero, tiene continuidad con el Especial Academia de Cine, publicación anual que edita la Academia en el que se recoge todo lo relacionado con la presente edición de los Goya y también trata temas de interés para el sector. 

Además, en los días posteriores gestionamos todas las peticiones de materiales y fotos de la gala que nos llegan de los medios. Y, por supuesto, hay que analizar cómo se ha desarrollado todo a nivel de comunicación y prensa para ver si hay algún aspecto que se puede mejorar de cara a la siguiente edición. 

Es también el momento de pedir a la Agencia de seguimiento de medios con la que trabajamos los informes de impacto mediático del evento. 

¿Algún momento en vuestro trabajo que podáis calificar como el más especial entorno al evento? ¿Y el más difícil?

Uno de los momentos más especiales es el día del anuncio de las nominaciones. Cuando acuden los nominados a la Academia para atender a los medios, tras conocer su nominación, se ve la ilusión que suponen los Goya y que, sobre todo, no hay competitividad, hay mucho agradecimiento porque son los compañeros de profesión los que les han valorado. Es un día de muchas primeras veces para la familia del cine español, de repente, nuevas voces llegan a las nominaciones; o carreras que has visto empezar en ediciones anteriores continúan; incluso trayectorias muy longevas que hasta ahora no han sido reconocidas en los Goya, cuando de repente lo son es muy emocionante. En ese mismo sentido va el reconocimiento del Goya de Honor, que en lo últimos años se desvela coincidiendo con el Día del Cine Español, el 6 de octubre. 

El momento más difícil, probablemente, fue la celebración de la gala de 2021, con la pandemia. 

Ahora se recuerda como una de las mejores ceremonias, pero era algo inédito y los nominados lo vivieron de forma telemática desde sus casas. El photocall fue super reducido, solo con los presentadores y los entregadores, hubo que organizar ruedas de prensa online para que los nominados y ganadores pudieran atender a los medios, hacer pool de medios y distribuir las fotografías del evento etc. Afortunadamente, todo el mundo puso de su parte porque era muy consciente del momento excepcional que vivíamos. 

Otro de los momentos difíciles fue justo el año pasado, con el fallecimiento de Carlos Saura, Goya de Honor 2023, el día anterior a la gala. Obligó a cambiar la estructura de la ceremonia para empezar con el homenaje a su figura y, en cuanto volvimos de Sevilla de la gala, nos centramos de lleno en las peticiones de los medios para acudir a la Capilla ardiente, que acogió la Academia. 

Supongo que no todo es la gala de entrega de los Goya sino que a lo largo del año existen otras muchas acciones y trabajos que quizá no son tan visibles. ¿Qué hay en ese otro lado, en ese papel ‘más secundario’?

Para nosotros no hay actividades secundarias. Durante todo el año la Academia está viva, abierta, activa y la comunicación tiene que difundir y reflejar la programación cultural de la institución, que son las actividades diarias en nuestra sala de proyecciones destinadas tanto a los miembros de la Academia como al público.  

Más allá de los Goya, durante todo el año entregamos otros reconocimientos a profesionales de la industria, como la Medalla de Oro; así como distinciones que ponen en valor el uso del cine para la consecución de fines sociales o para la defensa del medio ambiente. En 2023 inauguramos el premio a los productores Elías Querejeta, que se celebró en San Sebastián, coincidiendo el Festival.

María Gil, Chusa L. Monjas y Enrique F. Aparicio (redes sociales) – Fotografía de Alberto Ortega

La Academia también cuenta con programas formativos que apoyan proyectos de guion de creadores cinematográficos, como Residencias, Rueda y Campus Academia de Cine y un programa de apoyo a proyectos de investigación en torno al cine, que también tenemos que dar a conocer, no solo a los profesionales del cine interesados en solicitarlos, sino también a toda la sociedad. 

Los 365 días son importantes y cuidamos que nuestros canales oficiales -webs, redes sociales, notas de prensa, newsletters, publicaciones, banderolas etc.- reflejen esta labor continua. 

Lo que nos llega a todos a través de medios, redes, acciones de comunicación lleva detrás un intenso e importante trabajo diario. ¿Se valora lo suficiente?

Si ha llegado a los medios es que nuestro trabajo está bien hecho. Nuestro papel es visibilizar al cine español y a la institución. No aspiramos a ser nosotras las protagonistas, pero por supuesto, cuando ese trabajo es reconocido es muy gratificante. 

¿Cual ha sido el momento, en vuestra trayectoria en la Academia, que nunca olvidaréis, ese momento, al hilo de esta conversación, ‘de cine’?

Chusa: Cuando la propia Academia me reconoció con el Premio de Comunicación Alfonso Sánchez en 2022. Que te reconozcan en los últimos años de carrera y notes el cariño del mundo del cine, al que llevo dedicada toda mi vida profesional, y también el cariño de la propia institución, que valora a los profesionales que trabajamos en ella. 

María: Nací y crecí en la Comunidad Valenciana y siempre recordaré la alegría y el orgullo que sentí cuando en 2022 Valencia acogió los Premios Goya. Cuando era niña fui numerosas veces de excursión a la Ciudad de las Artes y las Ciencias y, obviamente, nunca imaginé que volvería a ese espacio para trabajar en los Premios Goya. 

Comparte esta noticia en redes sociales:
Quizá te interese:

Ofertas de Empleo

Ofertas de Empleo

Actualización diaria de ofertas de empleo, becas, concursos, premios.

En Portada

Síguenos en Twitter

bloque-newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de Aragón

Quiénes Somos