nueva-romareda

Nuestra imagen de marca a escena, la nueva Romareda, objeto del deseo

Todos quieren apuntarse el tanto de la nueva Romareda, pero al final quien va a aflojar los 140 millones que va a costar el nuevo recinto será el Real Zaragoza. No nos habíamos visto en otra igual. Era impensable hasta la llegada de estos nuevos propietarios al club que fuera una inversión privada la que acometiera uno de los proyectos decisivos para la imagen de marca de Zaragoza en las próximas décadas. Zaragoza será el reflejo de la nueva Romareda. Esa será la imagen, así que mucho tino para diseñar la tarjeta de presentación que nos precederá.

Los estadios modernos que son las catedrales del siglo XXI son evidentemente urbanos, como lo será el nuestro. Abiertos a la vida comercial y ocio tendrá una oferta que trascenderá a lo deportivo. Nos van a educar en nuevos modos y maneras de comportamiento y de consumo en torno al nuevo recinto blanquiazul, frente al Hospital Miguel Servet.

La firma de César Azcárate al frente del diseño es garantía de que sabe lo que se lleva entre manos. Su tarjeta de presentación es el nuevo San Mamés por lo que queda poco más que añadir. Estamos en las mejores manos para el diseño y tenemos a quien lo paga. Solo queda que los dejen trabajar a unos y pagar a otros con tranquilidad.

Sería deseable que no se manoseara este reto como un arma política. Hoy no se habla de la nueva Romareda por que lo hayan decidido los políticos. Se habla por que la Real Federación Española de Fútbol tiene unos plazos y esos trascienden a la cita electoral.

Tenemos un caramelo envenenado que a los políticos les gusta sobar, pero deben demostrar dos cosas en ambos frentes. El Ayuntamiento generosidad para no fagocitar un bien de todos y no propio. El Gobierno de Aragón, generosidad igualmente para facilitar su construcción, algo que era impensable y que nunca sospechó en financiarlo desde sus arcas, que son las de todos al fin y al cabo.

Con eso es posible que el nuevo recinto vea la luz y que en 2030 sea Zaragoza sede del Mundial 2030. Hablamos de un evento de repercusión máxima que ayudaría al branding de la cuarta ciudad de este país y a Aragón en el mapa no sólo deportivo del orbe. Si llega ese momento, y hablo por experiencia, quienes criticaban la obra, quizás la inauguren. Y quienes ahora la alientan y en un futuro estén en otros menesteres o hayan dejado la política, tal vez omitan muchas de las bondades que hoy alientan. Cintura queridos, mucha cintura que esta película ya la hemos visto en Aragón en demasiadas ocasiones y está en juego la imagen de una Zaragoza moderna para las próximas décadas. Casi nada, la nueva imagen.

Comparte esta noticia en redes sociales:
Quizá te interese:
Ofertas de Empleo

Ofertas de Empleo

Actualización diaria de ofertas de empleo, becas, concursos, premios.

En Portada

Síguenos en Twitter

bloque-newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de Aragón

Quiénes Somos