raquel-fuertes-cortes

Raquel Fuertes y el ejercicio de la dignidad profesional

Varios miembros de la comisión Institucional de las Cortes de Aragón calificaron de brillante la comparecencia de Raquel Fuertes para dar su versión sobre el atropello que han cometido con ella.  La negativa a conceder la excedencia forzosa por desempeño de cargo público centró el relato de Fuertes.

Un repaso pormenorizado y tranquilo de lo ocurrido, con especial detalle en los tiempos y plazos utilizados por las partes implicadas, dejó al descubierto varias incógnitas que no se solucionaron en la comparecencia tan esperada. Se incrementaba así la duda de si la discutible decisión adoptaba era más de cariz político que técnico. Algo que por otro lado a estas alturas nadie podría negar, máxime al escuchar un relato que entroncaba de lleno con el mundo de las intrigas políticas y no las técnicas.

El colmo fue observar cómo desde las filas socialistas se levantaba la sesión pidiendo “pasar página” y que dictaminasen los jueces. Mas parecía chulería que otra cosa. Qué fácil resulta pasar página cuando el “muerto” lo lleva otro, y cuando una injusticia de semejante vileza habla muy a las claras de la catadura moral de quien forma parte de la resolución. También  de quienes desde Aragón urdieron tal decisión con la mala fe por bandera. Todo ello con la única idea monolítica de atizar a Jorge Azcón donde más le duele, en un puesto clave para el correcto desarrollo de una legislatura a la que los socialistas parecen, por muchos motivos, condenados ser meros convidados de piedra.

Con rotundidad y sin querer condicionar ni teledirigir cualquier decisión que se pueda dar, Raquel Fuertes manifestó su idea de llevar a la vía judicial su reclamación expuesta ayer toda vez que es un derecho del trabajador.  De igual manera dejó clara su predisposición a volver a dirigir CARTV si se le garantizaba su plaza en una reincorporación inmediata tas el cese en la Corporación.

Todo este proceso no deja mácula alguna en una profesional que, conocida su valía, demuestra ahora no arrugarse cuando se trata de defender, por un lado, sus derechos y por otro y más importante, su dignidad. Por extraño que parezca en la profesión, el amor propio sigue estando vigente y con actuaciones como la de Fuertes ayer, está claro que se sigue viendo como un valor al alza. Ahora sí, lo que diga su Señoría.

Comparte esta noticia en redes sociales:
Quizá te interese:
Ofertas de Empleo

Ofertas de Empleo

Actualización diaria de ofertas de empleo, becas, concursos, premios.

En Portada

Síguenos en Twitter

bloque-newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu correo electrónico las noticias destacadas de Aragón

Quiénes Somos