cartel-semana-santa-sevilla

Sevilla apuesta por un provocador cartel para promocionar su Semana Santa

Al cartel que pretende anunciar la Semana Santa de Sevilla le caben casi todos los calificativos cuando se trata de identificar un mundo trasgresor con un mundo moderno que a nadie deja indiferente. La última obra de un más que reputado Salustiano García, ha estado en boca de todos desde el mismo momento en que se decidió elevarla a categoría convirtiéndola en el cartel oficial. No se critica por ser buena o mala la obra que, viniendo con esa firma, a buen seguro será de calidad. Ahí no radica la crítica, que es tan impactante como censurable, sino en lo inapropiado de la elección.

Es un desmán que no deja contentos ni a los cofrades de las más de 70 Hermandades, ni a los sevillanos y ni mucho menos a los cristianos. Poner a la fe y una determinada creencia en la diana utilizando evocaciones más o menos claras, no es el mejor argumento para que el cartel sea representante y no protagonista, de una semana santa que, como es la de Sevilla, no necesita de la polémica para ser más que conocida y respetada en todo el mundo.

Irrespetuoso o blasfemo son solo algunas de las lindezas que le dedicaban los seguidores de la red X nada más ver la luz dicha imagen afeminada. Es una pena que una vez más, un sentimiento de fe tan asentado en torno a la semana santa en la meca de las celebraciones en España, como es Sevilla, se vea empañado por una caricatura de valores que no se pueden poner en tela de juicio.

Identificar bondad con belleza

El juego de palabras utilizado por el autor para tratar de quitar hierro a la polémica está en identificar la bondad con la belleza, algo que ha confundido todavía más en este áspero juicio que transcurre por un terreno pantanoso yendo de lo sucio a lo revolucionario.

Poco costaría hacer lo de siempre. Hablar de la semana de la fe en Sevilla tiene mucho y muy bueno para promocionar. Todo, excepto patochadas de este pelaje que solo hacen que causar una polémica innecesaria.

En cualquier caso, ha resultado una campaña, independientemente del poco o mucho acierto de esta, teñida de mal gusto ofendiendo a unos donde el autor quedaría en un segundo lugar y los protagonistas del desaguisado no serían otros que los que han elegido el cartel. En mala hora.

Comparte esta noticia en redes sociales:
Quizá te interese:
Ofertas de Empleo

Ofertas de Empleo

Actualización diaria de ofertas de empleo, becas, concursos, premios.